El Canto Primal y el Diálogo Primal®

El Canto Primal y el Diálogo Primal, es un método creado por Carlos Velasco en el año 1995 como resultado de un proceso de investigación en él mismo y en pacientes en su consulta de psicoterapia. Esta herramienta empleada en el proceso de psicoterapia sirve para explorar el Inconsciente y lograr estados expandidos de consciencia, entre otros beneficios

Improvisación del Canto Primal, la inspiración creadora del momento
Lugar: Plaza del Rey, Barcelona, sobre una escultura de Chillida
 https://www.youtube.com/watch?v=-1J6bnkOFo0

El Canto y Diálogo Primal y su utilidad en psicoterapia

Funciones del Canto Primal

Un poco de historia personal.

Desde pequeño sentía la necesidad de hacer un canto que era diferente a lo que comúnmente se escuchaba. Dicho canto hacía que me sintiera más en contacto conmigo mismo e integrado en la naturaleza. Sabía perfectamente que a los demás les sonaba raro, extraño, pero yo sentía que me liberaba de tensiones en el pecho y en la garganta, y me desahogaba la respiración. También percibía que se abría un espacio de divertimento, de alegría, de sosiego y euforizante. Sabía que no cantaba ni decía nada en concreto y, al mismo tiempo, lo podía expresar todo. Las emociones y los sentimientos salían con ese canto y, al final, me quedaba en un estado de relajación, de paz, con la sensación de acercamiento al eje de mi conciencia.

A lo largo de los años he experimentado la evolución de ese canto, permitiendo que el cuerpo físico sintonizara con él y entrara en vibración. A veces surge una especie de jadeo y de sonidos inarticulados que me liberan de las tensiones musculares, serenando mi mente. Como el cuerpo se abandona y suelta todo aquello que le estorba, se produce una liberación física y mental, acompañada de una sensación de serenidad inhabitual.

Fue en el año 1990, cuando por primera vez conocí a un psicólogo que hacía canto interno, era el francés Michel Katzeff, autor de Psicología de los Chacras. Había estado en Norteamérica con un grupo de indios recibiendo la transmisión del canto interno. Me senté en el suelo frente a él, me tendió sus manos para que las estrechara y me invitó a cantar, yo dejé salir mi propio canto interno ayudado por él. Esa fue mi primera experiencia de canto interno inducida por otra persona.

Lo escrito en este espacio corresponde a la antigua web Psicoterapia Integrativa y Transpersonal http://www.psicoterapia-transpersonal.es/Taller%20Canto%20Primal.htm corresponde al año 2003, hace ya 15 años.

Trabajo con pacientes.

Cuando en 1995 me atreví a emplear la técnica de lo que yo empecé a llamar Canto y Diálogo Primal con algunos de mis pacientes, me di cuenta que era una herramienta poderosa, gracias a la cual, podíamos entrar en las emociones y en el Inconsciente y expandir la conciencia. Los movimientos energéticos que se producían facilitaban la descarga de las tensiones, rompiendo las barreras de las defensas, lo que facilitaba el proceso del paciente de hablar de sí mismo.

Por otro lado, se eliminaban energías negativas en los planos físico, psicológico, emocional y sutil. Descubrí que era una herramienta sencilla y, a la vez, profunda, que facilitaba el proceso psicoterapéutico.

Origen histórico del canto interno.

Este canto se practicaba en la mayoría de las civilizaciones: en la América Precolombina, en las civilizaciones del Alto y Bajo Egipto, en Mesopotamia, etc. En todas ellas la función del canto interno era la de curarse a sí mismos y la de curar a los demás. Hace tiempo que en algunas corrientes de psicoterapia se incorporó el canto sofrónico, que consiste en un canto monocorde, cuya función principal es la de captar la mente del paciente e inducirle a un estado de relajación profunda, en donde predomina las funciones del hemisferio derecho (intuitivas, analógicas, etc.), estado que facilita el proceso psicoterapéutico.

En qué consiste la técnica

No es necesario tener un buen oído musical ni unas cuerdas vocales especiales. Cualquier persona puede hacerlo, tan sólo tiene que romper la inhibición que le produce el miedo, la vergüenza y la desvalorización; la negatividad y programas tóxicos de la infancia y adolescencia que inhibieron nuestra capacidad natural de cantar “tú no sabes cantar”, “no tienes voz”, “lo haces muy mal”,  “cállate”,  “desentonas”, así docenas de programas intoxicantes.

Podemos hacer hacer un precalentamiento de la voz, del sonido y de la respiración o entrar directamente en este canto. Ciertamente que hay momentos y lugares que favorecen la inspiración, sin embargo, ponerse a hacer  Canto o Diálogo Primal así, sin más, tiene la particularidad que nos “engancha” y nos envuelve de inmediato y una de las razones de esto es porque desinhibimos la inspiración al lanzarnos al campo de batalla, produciéndose un estado de conciencia más liberado del ego.

Podemos experimentar con distintas posiciones de abertura de la boca y los labios, puntos de articulación de los sonidos, con sonidos graves y agudos, sonidos de animales, etc. El cuerpo puede sintonizar con el sonido y moverse con él.

Se canta sin forzar la emisión del sonido, permitiendo que éste fluya y se expanda, llegando a la sensación de que “ello canta”, “ello fluye”, uno es cantado. El río del canto lleva al unísono la respiración, la voz, el cuerpo y la conciencia.

Es de suma importancia centrar la atención en la respiración. Remito a la Psicoterapia Respiratoria.

Los sonidos cantan nuestra historia personal mediante la intensidad, el tono, el timbre y la clave; poniendo voz a las experiencias y movilizando su energía transformadora. Para ello nos damos permiso para que emerja en nuestra conciencia algún contenido de nuestra historia biográfica o señales que descienden en cada instante. Ese contenido que emerge se vivirá como positivo o negativo, expansivo o constrictivo y al cantarlo, podrá se puede vivenciar aquella experiencia como si se estuviera viviendo en el presente, asimilándola y aceptándola, logrando disminuir la carga psicoemocional del inconsciente. Curiosamente, hay un predominio muy elevado de las experiencias positivas sobre las negativas. El Canto Primal nos desvela el diamante que va en cada uno de nosotros, reluciendo en sus múltiples facetas. Así, la luz emerge por sobre la oscuridad

Toda persona puede hacer Canto o Diálogo Primal de su experiencia vital, dejando salir el sonido, que “cante” en el presente esa experiencia del pasado, de este modo, la experiencia original sé ira trasformando, así como el canto. A lo largo de la experiencia emergerán sentimientos, emociones y contenidos psicológicos que transformaran el Canto Primal.

Es importante “dejarse” cantar y dejarse fluir, porque esto significa romper defensas y entrar en el río subterráneo y en lo profundo de uno mismo, experimentando la libertad de expresión.

Efectos psicoterapéuticos

El Canto Primal es un instrumento poderoso para desbloquear nudos energéticos. Nos permite traspasar nuestra historia personal, liberándonos de los conflictos psicológicos, de las emociones malsanas, posibilitándonos la entrada en el océano de la expansión de la conciencia, saliendo de nuestro punto de encaje ordinario, para entrar en un nivel de comprensión mayor de la existencia.

Canto o Dialogo. La experiencia que ponemos en acción tiene efectos diferentes cuando la cantamos o dialogamos mediante lo primal o cuando la expresamos con un lenguaje conceptual. Al cantar o dialogar una experiencia desde lo primal, nos separamos de lo conceptual, para acercarnos más a lo intuitivo. Este Canto Primal surge de lo profundo, la consciencia observa el flujo del río de los sonidos, las emociones y experiencias más allá de lo mental.

El Canto Primal puede llevarnos a un estado de catarsis de las emociones, momentos muy importantes del proceso psicoterapéutico a los cuales hay que abrirse sin temor, pues son muy liberadores. El psicólogo o el psicoterapeuta, deberá manejar esos estados convenientemente. Ante todo, acompañará al paciente dándole confianza, comprendiendo los estados por los que atraviesa e, incluso, cantando con él el sufrimiento y la alegría por los que pasa. Cantar los aspectos negativos, la neurosis de uno mismo, es abrir una vieja herida, para liberarnos de las cargas negativas y ascender a estados expandidos de la consciencia.

Podemos cantar todo tipo de sentimientos y de emociones: alegría, euforia, rabia, odio, agresividad, etc., para trasformarlas.

También podemos cantar los elementos de la naturaleza: viento, fuego, aire, agua, mar, árboles, montañas, sonido y canto de los animales, ya que dentro de nosotros están las cualidades de todos los animales, aunque alguna de ellas predomine más que otra.

 

Perspectiva del Canto Primal desde la Bioenergética y la Gestalt

He decidido sacar a la luz mediante artículos, talleres, conferencias y recitales este canto, por considerarlo de gran utilidad para todos. Comprender su dimensión terapéutica es abrirse a una forma natural y ancestral de curación.

Este tipo de trabajo del Canto Primal puede incorporarse a muchos y diversos enfoques psicoterapéuticos, especialmente en aquellos que trabajan con el cuerpo, las emociones y los bloqueos energéticos.

Desde el punto de vista de la Biogestalt este canto permite que el cuerpo vibre mediante el sonido y la respiración y la persona conecta con sus emociones, induciendo una vibración energética generalizada por todo el cuerpo. Esto hace que la persona entre en un estado de catarsis y tome mayor consciencia de ciertos aspectos de su historia personal y se relaje profundamente.

Desde la Gestalt podemos trabajar mediante varios ejercicios el “Aquí y el Ahora” gracias a este canto; por ejemplo, el ejercicio de la famosa “silla fría, silla caliente”, en donde el paciente entabla un diálogo consigo mismo al cambiar de posición en las sillas.

Existen otros muchos ejercicios, como cantar el nombre de uno del grupo de formas diferentes, cantar una palabra que con persistencia se nos presenta en primer plano de la consciencia, cantar en grupo uno de los nombres de los participantes, o cantar al mismo tiempo el nombre de todos.

El canto se puede plasmar sobre papel mediante la pintura, en donde se proyectan imágenes, sensaciones y emociones que el Canto Primal ha evocado.

Por otro lado, el Canto Primal es, en sí mismo, un modo de meditación natural.

 

El Canto y Diálogo Primal y su utilidad en psicoterapia

Exploración de la neurosis

  • Aplicación en psicoterapia, en proceso terapéutico y en psicoespiritualidad
  • Vibración generalizada. Desbloqueo energético (Biogestalt)
  • Empleo del Canto Primal desde la “silla caliente y la silla fría” (Gestalt)
  • Canto sofrónico para la inducción de ondas alfa y theta
  • Explorar el Inconsciente Colectivo
  • Explorar el inconsciente personal y la historia biográfica

 

Voz, personalidad y neurosis.

  • .Conocer la personalidad a través del sonido per-sonar, “sonar en la máscara”.
  • Voz, cuerpo y emoción
  • Apertura del centro institual-animal
  • Trabajo con las polaridades
  • Relajación, reducción del estrés, de la ansiedad y de la angustia
  • Cantar o dialogar las emociones, los sentimientos y los conflictos psicoemocionales.
  • Liberación y expresión del lenguaje no verbal: el gesto, la mímica, etc.
  • Cantar a una persona, o aspectos concretos de ella
  • Cantar aspectos de uno mismo
  • Cantar a nuestra propia esencia y a la Fuente

 

Canto Primal, respiración y voz

  • Unificación del canto, la respiración y la voz

 

Canto Primal y voz

  • Si permitimos que el canto “se haga” más que hacerlo, facilitará la apertura de la voz
  • Canto y Diálogo Primal, una gran herramienta para la apertura de la voz
  • Descubrir y reconocer nuestra propia voz
  • Posicionamiento de la voz

 

Canto Primal y Danza Primal

  • Explorar la voz, el sonido, el cuerpo, la emoción y el movimiento.
  • Apertura y exploración del Canto Primal y la Danza Primal
  • Relación entre el cuerpo físico, la voz y el movimiento primal-instintivo
  • Cantar y danzar a los elementos de la naturaleza: piedra, árbol, viento, etc.

 

Canto Primal y su utilidad en sanación

  •  Cantar a los centros del ser humano: intelectual, emocional, corporal, institual y danzar los chakras
  • Sanar con el Canto Primal y la Danza Primal
  • Canto Primal y Danza Primal a los 5 elementos
  • Cura las enfermedades psicosomáticas.
  • Sanar con el hálito y el Canto Primal.
  • Cantar a una parte del propio cuerpo para sanarla.
  • Sanar a otras personas, animales y plantas (presencial o  distancia).
  • Abrirse al sonido primal individual, el que es propio de cada persona.
  • Escuchar el sonido del silencio.
  • Mantras y mentaciones desde el Canto Primal.
  • Mudras, posturas y Canto Primal.
  • Reequilibrio y limpieza de las chacras, del aura y de los cuerpos sutiles.
  • Integración del cuerpo físico, emocional y sutil.
  • Estados expandidos de conciencia.

2015-05-12-23-09-09

Testimonios de Alumnos

cantaPor Julia Rollizo, Madrid

Recital de Canto Primal a la escultura de Eduardo Gironés, el 28 de Marzo, 2003, Galería Kreisler, Madrid.Estoy haciendo Canto Primal a una escultura. La escultura simboliza o representa un hombre mayor. De pronto, este hombre de madera se hace carne en mi interior y lo siento vivo. Su cuerpo contrahecho vibra y mis manos lo tocan, reconocen sus curvas, su joroba… Siento su cuerpo bajo mis manos y, cuando cierro los ojos, comienza mi Canto Primal. Palabras sin palabras… congoja, deseos de consolarlo, amor, dolor… Decirle que no se rinda. Este anciano también soy yo. De pronto, mi canto cambia, ahora son sonidos musicales… Mi corazón late más deprisa y a mis ojos acuden las lágrimas, siento que esa escultura que representa a un anciano, es mi padre. Lo miro y lo reconozco en su soledad, y con mi centro le hago llegar mis caricias y mi amor. Mi interior sigue vibrando, mis manos lo reconocen con suavidad amando cada curva de ese cuerpo atormentado y encorvado por la pena y las vivencias. Le digo con mi canto que lo amo y lo amaré mientras tenga aliento para seguir cantándole. Siento que al hacer el Canto Primal, mi interior se llena de amor y una paz infinita llena mi alma. Abrazo a mi padre en esa escultura de madera y así termina mi Canto Primal.No se puede describir lo profundo del Canto Primal, hay que experimentarlo en uno mismo, para comprender lo que se mueve dentro de cada persona. Lo que digo es porque lo he vivido. En el Canto Primal hay una experiencia hermosísima.  Por Julia Rollizo, Madrid

a mejorRecital de Canto Primal a la pintura de Marta de la Sota en el Centro Cultural Galileo, Madrid, el día 14 de abril de 2003

A un paisaje de las pintora Marta de la Sota.Observo el paisaje y veo que en él hay más oscuridad que Luz. Conecto con mi oscuridad y busco la Luz.Deseo que la Luz prevalezca sobre la oscuridad, cierro los ojos, conecto con mi interior y se revela mi canto.  De mi garganta surgen sonidos broncos (estoy en la gruta oscura de mi interior). De pronto, un sonido agudo dispersa mis tinieblas y vuelvo a caer en la negrura del sentimiento que me embargaba.Mi cuerpo vibra y se estremece, se repliega y se hace aún más profundo el sentimiento de negrura.La luz vuelve a rasgar las tinieblas y mi voz se eleva con un sonido agudo que se rompe por el deseo de que la Luz prevalezca sobre la oscuridad.Mis manos se mueven en una súplica “para que así sea” y después de unos momentos de lucha, siente en lo más profundo de mi ser que por fin ha triunfado la parte luminosa. Poco después termina mi canto, y siento en mi cuerpo una emoción que no puedo describir con palabras… apertura, paz, ligereza, relajación, agradecimiento… tantas sensaciones maravillosas. Es una experiencia para ser vivida, no contada. Julia Rollizo

la risaPor Edurne Salas Arratibel, Madrid 

Sesión de grupo en el Centro Mandala, 2 de Septiembre/2002Empezamos con unos estiramientos y expresiones a través de la voz, después vino el Canto Primal. Me he sentido muy a gusto. Deseaba compartir mi sentimiento y expresión con los demás, con el público (imaginario); era una sesión de amor, de paz y de armonía. Esta vivencia del Canto Primal es un mundo aparte del que existe ahí fuera, el mundo donde todos tenemos (yo cada vez menos) queusar personajes para protegernos del mal, de los miedos.  Ha sido una sensación en la que he sentido, de forma verdadera, un espacio en donde no existe el miedo, no existen los personajes inventados, todo esta bien.  Hoy he podido sentir el Ser en mi alma en estado puro, limpio, lleno de bondad y de mucho amor. Reí mucho, pues me sentía como en un parque cuando era niña jugando con mis amigos y disfrutando juntos del mejor de los tiempos sonrientes. La conversación íntima conmigo misma que he tenido gracias al Canto Primal, ha sido estupenda y me sentía liberada, alegre, sin miedos, relajada. Carlos Velasco me ha ayudado a sentir esa voz tan potente que salía de mí, sin tener temor a ella, sintiendo que “no-pasa nada” no “hay que enfurecerse”; María (otra acompañante en el grupo) ha captado eso y se ha reído conmigo. Después, cada uno ha seguido a su bola hablando. De repente ha surgido la voz de Julia que era preciosa, suave y angelical; al escucharla, he parado de hablar, simplemente me he dejado llevar, envolviéndome por ese sonido tan puro y claro que salía de ella. Ha sido estupendo lo que he sentido.

respetaPor Teresa Duart. Sevilla.

Taller del 12 y 13 de Abril/2003   El taller de este fin de semana ha sido una experiencia maravillosa al poder observar como con el Canto Primal, la comunicación sucede al empezar a cantar desde tu alma a los que te rodean, la comunicación entre tu alma y tus miedos, entre tu alma y tu mismo confrontándote con tu dolor, entre el alma y tu felicidad, no tiene palabras.Tengo que decir que me ha costado llegar a conectar con el Canto Primal, incluso llegué a dudar sobre ello, pero ya no puedo decir lo mismo, la experiencia te da la verdad.   El taller fue una vivencia del presente en cada momento, ya que Carlos Velasco deja fluir, no pone impedimentos, ni artilugios de ningún tipo, deja que la esencia se exprese y vaya saliendo lo que se necesita en cada momento, lo que el grupo sin decirlo necesita y él sabe verlo.  Es increíble como el grupo conectó con la vivencia individual de cada uno, había un respeto y un saber estar. Creo que es la primera vez que se acaba el taller y no oigo a nadie decir que un fin de semana es poco tiempo porque se aprovechó hasta el último segundo el taller; fue increíble el sabor a trabajo que me lleve de allí. Envía un beso muy fuerte a todas las personas de este último taller y a todas las demás personas que he conocido en otros talleres. Teresa Duart, Sevilla

vientoLola. Galería Kreisler. Marzo, 2003.  

 Estoy escuchando el canto de los pájaros que tenemos por Madrid y supongo que habrá de todo: enjaulados y libres. Aunque eso no es muy importante, porque ahora mismo lo que me llega es su canto. No tiene importancia su estado físico, sino el alma que ponen al cantar y la belleza de su canto; eso es el Canto Primal, algo que sale de tan adentro que lo único que cuenta es tu esencia. Es lo que me sale a mí. Da igual las “barreras” que tengas o que te pongas, da igual tu ego. Lo importante eres tú.   La última experiencia que tuve de Canto Primal fue muy gratificante, fue algo especial. Estuvimos cantando en una sala de arte, la sala Kreisler, a la escultura de Damián Gironés. Una escultura con fuerza pero también, según mi percepción, con mucho dolor. El ambiente que se creó con el Canto Primal fue mágico y sutil. Los componentes del grupo de Canto y Diálogo Primal supimos conectar con la escultura, los asistentes, la sala, con el grupo de canto y con nosotros mismos. Fue conmovedor.Cuando no se conoce el Canto Primal, parece algo extraordinario y difícil, pero puedo asegurar que es algo de lo más sencillo y natural, siempre y cuando se tenga un buen guía, en este caso Carlos Velasco, y te puedas inhibir de tus “barreras” y límites.  Se experimenta una gran sensación de libertad y una gran expansión en conexión absolutamente con todo.  Gracias a la Vida por darme la oportunidad de sentir las sensaciones que producen en mí el Canto Primal.

libertadPor Nines Martín, Mayo 2003.

 Había desconectado de tal manera con mi esencia que me olvidé que el corazón habla y que tiene mucho que decir si se le deja y, sobre todo, si se le quiere escuchar.  El Canto Primal ha conseguido restablecer esa comunicación perdida durante tanto tiempo con mi yo más íntimo, con aquel ser que fui un día y que oculté.  El canto me acompaña allí donde surgen mis dudas, mis miedos, mis alegrías, mis deseos. Es como una danza interior que me permite el abandono de todo pensamiento racional que tanto confunde. Porque el canto es eso, el abandono, el dejarse llevar por el corazón, una guía que me conduce a un lugar donde todo y nada tienen la misma importancia; solo siento, solo vivo.  El canto abre mis sentidos y me reconcilia con lo que me daña, libera mis emociones y me fortalece cargándome de energía haciendo que me sienta más libre. Y aun siendo un espacio único e íntimo, siento cómo la energía de los que me rodean cuando canto y cuando cantan me llega, aprehendiendo de sus experiencias, alcanzando estados de euforia a veces, de tristeza, otras. Pero en cualquiera de estos estados, siento que mi cuerpo se revitaliza y goza.Si tuviera que quedarme con una de las muchas sensaciones que viví a través del Canto Primal, ésta sería la de libertad.Todo un regalo de Carlos Velasco. Gracias.

tocadoPor Julia Rollizo Sanz  Real Jardín Botánico, Madrid 27 de Abril 2003-05-20

Después de luchar con mis “dragones”, y la dificultad que supone el que ese mismo día estaba el Maratón de Madrid, el cual discurría por la ruta que debo seguir para ir y volver de mi casa al Real Jardín Botánico, me decido a encontrarme en la entrada con Carlos Velasco y un grupo de personas para hacer Canto Primal en este maravilloso jardín.La música del maratón suena a todo volumen, el locutor no cesa de vocear. Este barullo ensordecedor me hace pensar que a lo mejor no podremos hacer el Canto Primal, pero pienso que Dios proveerá y sucederá lo que tenga que suceder, otra vez vengo a mis “dragones” danzando.Nos adentramos en el jardín, avanzamos por un camino y, de pronto… miro a mi izquierda… los ojos y la boca se me abren de par en par.  Comento con un compañero que va a mi lado: ¿Has visto alguna vez algo tan bello como esto? Le señalo un arbusto cuajado de flores de color malva, pero descubro que junto a éste hay otro igual de bello, es de color blanco luminoso y, al lado de este, otro de color fucsia y junto a este otro uno de color rojo sangre. Esta visión real me habla de la manifestación de Dios en la Naturaleza. Al ver esa belleza tan espléndida, no tengo más remedio que interrumpir la conversación que Carlos tenía con otra persona. Ellos, al mirar donde yo les indicaba, quedaron “tocados” por esta explosión de vida. Deseaba cantar en este mismo instante, pero me contuve y esperé en hacerlo en el momento oportuno. Nos reunimos en torno a la belleza de los rododendros y después de escuchar a Carlos que propuso al grupo ser capaces de traspasar las barreras del ruido infernal, el estruendo del maratón, y, si nos apetecía, hacer un Canto Primal a esa belleza que nos regalaba la naturaleza en todo su esplendor. Me cuesta un poco entrar en él, pero cierro los ojos y todo desaparece (eso es lo que sucede cuando el Canto Primal me posee). Canto a esa maravilla de la Naturaleza que siento tan dentro de mí… Es tan hermoso que el sentimiento hace brotar de mis ojos lágrimas de agradecimiento por esa manifestación de lo divino en esta hermosa mañana de primavera. Mi cuerpo dejó de existir como tal… porque sólo percibía mi interior, alabando al Creador con mi Canto Primal por haberme permitido ver Su grandeza con los ojos del corazón. Nada existía en esos momentos. Sólo ese canto maravilloso que se hacía desde lo más profundo de mi ser.

venceEn el invernadero antiguo del Jardín Botánico.

 Estamos en el invernadero y allí, junto a Raquel, hacemos Canto Primal a dúo. ¿Cómo puedo plasmar en el papel la experiencia?… Lo intentaré. Para mí, este Canto fue… un encuentro entre dos almas que vibran al unísono, cuyas energías caminan en la misma dirección y, al igual que en la vida, se van turnando para llevar las riendas; es un dar y recibir, es… respetar al otro, es unir las energías para ser más fuertes, es… unir más y más las almas para que no se separen jamás, pues unas veces era su voz y otras la mía la que gustosamente se sometía para que la otra brillara (yo así lo viví). Para mí fue muy hermoso y enriquecedor y sentí una gran conexión energética. Me alegro de haber vencido los “dragones” y así vivir esta nueva experiencia con el Canto Primal. ¡Es tan bello! Mi energía se ha potenciado, mi corazón se ha expandido y una vez más la Luz ha triunfado. ¡Doy gracias a Dios por ello! Julia Rollizo

espumaPor Raquel Vírseda, Madrid, Taller de fin de semana de Canto Primal, 12 y 13 de Abril 2002 y exposición del 14 de abril . l taller de Canto Primal del fin de semana y el recital del lunes siguen resonando en mí con los últimos sonidos. En el silencio de esta tarde de Jueves Santo, el tremendo vacío absorbe las últimas cenizas. Mi corazón guarda el recuerdo de la intensidad, la aventura y la entrega. Han sido tiempos hermosos de sabiduría y conocimiento.   Siento transformación y siento el deseo de seguir explorando juntos y adentrarnos más profundos y más presentes cada vez. Me llevo de estos días una experiencia de unidad, de querer romper barreras con el canto, de lanzarme a la vida, de cantar con la vida, de cantar la vida. He sido muy feliz.  Uno de mis principales bloqueos ha sido siempre el miedo escénico, el miedo al público. Sola o en la oscuridad con gente no me costaba cantar.   Pero cara a cara y con gente (y con luz fluorescente, ni te cuento)…¡puff! (ni siquiera en la Plaza Mayor logré ponerme).¡Y he estado cantando con el grupo y con la gente siendo yo misma más que nunca, cantando mi propio canto y siendo el mismo canto con los compañeros! Han sido momentos de plenitud y, a la vez, de total sencillez.   Quiero expresarte, Carlos, mi total agradecimiento. El Espíritu ha puesto en mi vida un artista, un director y un maestro. Utilizando tus palabras, “se ha desvanecido tanta fantasía catastrófista” y “quiero estar ahí para dar ese salto venciendo el miedo a la locura”. Raquel.