Amar la respiración en libertad. Carlos Velasco. Psicólogo. Enero-2016

Si afirmas que amas tu respiración, ¿Cuántas veces al día eres consciente de ella y qué grado de libertad tiene?
Si dices que amas la respiración y la utilizas como herramienta de trabajo ¿Qué tipo de atención le prestas a la mecánica respiratoria?

Amar la respiración es poner intención en mejorarla, hacer uso de ella en procesos de catarsis, pranayama, etc, liberarla de restricciones psicosomáticas y ser consciente de ella en cada aliento.
Se consciente en cada momento de tu respiración, pues si respiras libremente, sentirás más tu cuerpo y aflorarán los sentimientos. Si sientes, vivirás en el paraíso del arte de respirar la vida.

¿Cuántas veces en nuestra vida hemos parado a sentir nuestra respiración? Darnos cuenta de cómo respiramos, qué nos dice de nuestra historia biográfica, la vida afectiva: emociones y sentimientos, la salud física, nuestro amor por ella.
¿En qué grado nos damos cuenta que respiramos la vida?
¿Somos artistas del vivir la respiración siendo conscientes de ella?
Sin respiración no hay vida. Vivimos gracias a que respiramos y si lo hacemos poniendo consciencia en la respiración, la vida se desplegará ante nosotros y nuestro cuerpo físico estará más saludable.
Sin cuerpo no hay respiración, no hay vida, Si mi respiración no está bien, ¿Qué está pasando con mi mecánica respiratoria, en las distintas partes de mi cuerpo?
Simplemente, le falta libertad. Libertad en las estructuras corporales, de los sentimientos, de la conciencia, del flujo de la energía.
Ciertamente, la consciencia en la respiración es una de las herramientas más poderosas para conocerse a uno mismo. Si prestamos atención a nuestra respiración, nos descubriremos. En ese viaje de otear el horizonte de nuestra mecánica respiratoria, podremos darnos cuenta de su grado de fluidez o restricción, de su libertad o esclavitud.

¡Nuestra respiración nos dice tanto de nuestra historia biográfica¡.
De pequeños hemos contenido los sentimientos, el mecanismo de defensa que hemos empleado para ello ha sido tensar la musculatura y con ello hemos cortado la respiración, reduciéndola, pues a menos movimiento, menos sentimiento. Lo que se mueve vive y se expresa, lo que apenas se mueve, no se expresa y está mortecino. Hoy, ya adultos, es posible que nuestra respiración defectuosa muestre aquellas historias reprimidas en forma de tensiones musculares en distintas zonas del cuerpo que restringen la mecánica respiratoria. Podemos tener un vientre tenso y huidizo, pecho metido, hombros elevados y anteriorizados, un esternón que apenas se mueve, cuello-garganta con músculos esternocleidomastoideos y escalenos hipertónico, endurecidos y aumento exagerado del tamaño, plexo solar –boca del estómago- apretado, “se me ponen los nervios en el estómago”.

Reduciendo la mecánica respiratoria, reducimos los sentimientos, cortamos el flujo de energía y nos alejamos de vivir en plenitud. Nuestra respiración se ralentiza y vivimos nuestra vida a medio gas
La salud física se resiente por una mala respiración, pues hay menos amplitud en la expansión y contracción de la mecánica ventilatoria, menos oxígeno y prana, menos sentimientos y menos alegría de vivir en nuestra vida cotidiana.

¿Cómo podemos volver a la respiración natural y lograr más salud? Chequeándola. Percibiendo cómo se está haciendo. El modo natural de respirar es aquel que ya hace miles de años han recomendado las grandes tradiciones de la humanidad: la respiración completa o “yóguica”.
Ésta consiste en la expansión simultanea de los tres anillos del tronco: lumboabdominal, intercostal o diafragmático y costoclavicular, durante la inhalación y la contracción de los tres anillos al mismo tiempo durante la exhalación. Hablamos de unas estructuras físicas libres, en donde el diafragma se mueve con libertad hacia el espacio del vientre y hacia el espacio del tórax, ¿Es así como se hace tu mecánica respiratoria? si no fuera así, entonces, comprueba el nivel de tensiones físicas que hay en tu cuerpo y observa el fuelle de tu respiración por donde encuentra restricciones o libertad en su movimiento.

¿Qué es la vida? Sino respiramos con una mecánica ventilatoria libre, la vida se apaga.

¡Cuántas ventajas hay en una respiración natural, libre¡

Carlos Velasco. Psicólogo.
www.psicoterapia-respiratoria.es
Autor del libro “Las Enseñanzas de la Armadura Oxidada”, 14ª edición. Obelisco

amar la respiración[/fusion_text]

By |Categories: Uncategorized|Comentarios desactivados en Amar la respiración en libertad. Carlos Velasco. Psicólogo. Enero-2016
Menu