SIMBOLOGÍA DEL LOGO
PSICOTERAPIA RESPIRATORIA
®

por Carlos Velasco

 

En el logo están representados tanto el Caduceo de Hermes como el Báculo o Vara de Esculapio, simbolizando la MEDICINA o SALUD.

PSICOTERAPIA. En esos símbolos, expresados arriba, también aparece la letra número 23 del alfabeto griego psi, Ψ que significa “Psiqué”, aliento, soplo, ánimo, alma. De aquí el nombre de Psicología  y la letra Psi para representarla.

Los brazos de la letra psi representan los dos bronquios que transportan el aire a los pulmones desde la tráquea (aunque la anatomía de estos dos bronquios principales es descendente).

VOZ. El trazo vertical desde los brazos hasta el círculo-pomo-cabeza de la vara representa la tráquea y debajo del pomo o cabeza estaría la Nuez de Adán, formada por la articulación de dos láminas del cartílago tiroides (que alberga las cuerdas vocales) representa la VOZ .

El círculo de arriba del final del callado, la empuñadura o pomo, representa la CABEZA procesos mentales, lo cognitivo, el intelecto.

Los pulmones representan la expresión RESPIRATORIA, y también MEDICINA. El pulmón izquierdo es algo más pequeño que el derecho, pues el corazón ocupa un espacio en el mediastino más hacia el pulmón izquierdo y éste sólo tiene dos lóbulos, el derecho tiene tres.

El corazón está representado por ese espacio vacío que hay entre el lóbulo izquierdo y los tres anillos. Los pulmones y el corazón están próximo físicamente el uno del otro y es en el alvéolo cuando más íntima y sutilmente se relacionan el sistema respiratorio y el circulatorio. Los pulmones aportan oxígeno a la sangre y el torrente sanguíneo de retorno entrega dióxido de carbono que es expelido por los pulmones. Hay una sinergia íntima entre ambos sistemas, así, en la representación del logo no podía faltar la otra parte indispensable, la del transportador de gases en la sangre, siendo representado el corazón en el logo en forma de vacío. En lo sutil también podemos expresar que el corazón remite al amor (locus del amor) y los pulmones están en relación con el espíritu, el aliento luminoso.

Los tres anillos centrales representan los tres segmentos del tronco: lumbo-abdominal-pélvico, diafragmático y costo-clavicular. Los tres anillos a su vez simbolizan las dos serpientes entrelazadas del Caduceo de Hermes.

Los tres anillos o segmentos del tronco en su constante movimiento de expansión y contracción, abastecen de oxígeno y prana al organismo, es decir, son portadores de vida. Estos movimientos antagónicos de expansión y contracción movilizan dos aspectos que son el cuerpo, soma y lo psicológico psiqué. Así, la respiración es un interespacio entre el cuerpo y lo psicológico-emocional, puede unir o desunir.

Además, este movimiento del aire está asociado al espíritu, pues la palabra espíritu viene del latín spiritus, cuyo significado es aliento o respiro. Espíritu viene del verbo latín spirare que significa respirar o tomar aliento

Estos tres anillos o segmentos del tronco al expandirse y contraerse, al descender y ascender el diafragma, podrían configurar el esquema espiral del Caduceo de Hermes movilizando al soma y a lo psicológico-emocional, los purifica e integra, el espíritu spiritus emergerá.

Los tres elementos del Callado de Hermes (la vara, la serpiente entrelazada o tres anillos y la psi de psiqué) junto a los pulmones, la Nuez de Adán, la cabeza y la tráquea estarían protegidos por una envolvente circular que representaría al universo pránico, lo holopránico, es la creación del Gran Prana.

El elemento horizontal de la base del Caduceo representa la tierra y el cielo estaría representado por la envolvente circular exterior superior.

La Vara de Esculapio o Caduceo de Hermes representan también la columna vertebral, el axis mundi individual. (Hermes fue un mensajero llamado así en la mitología griega, Enoc en la Biblia e Idris en el Corán.)

Este bastón también simboliza una espada vertical enraizada en la tierra y ascendiendo al cielo que encarna al hombre, representante del Gran Prana en la tierra. El filo de la espada representa el aire, esencia o espíritu y los dos lados de la espada son lo psicoemocional y lo somático. El origen de una mala respiración, fundamentalmente,  está en la vivencia de emociones negativas que alteraron el cuerpo/soma produciendo bloqueos funcionales en la mecánica respiratoria y, por consiguiente, enfermedades psicosomáticas. (También el origen de una defectuosa mecánica respiratoria puede estar en una mala enseñanza de la mecánica respiratoria cuando se enseña  sólo abdominal o respiración sólo torácica, pues es antinatural, ya que va en contra del propio diseño de la mecánica respiratoria)