El Arte de Respirar Correctamente

respira la belleza

Todas las tradiciones del mundo han dado una gran importancia a la respiración, tanto a la forma correcta de respirar como a la elaboración de técnicas para entrar en estados expandidos de conciencia. Por lo general, nuestra respiración no es lo satisfactoria que debiera ser y sin oxígeno y prana, el cuerpo no metaboliza óptimamente, disminuyendo el tono vital y generando enfermedades

Enfermedades psicosomáticas debido a una mala respiración

La Medicina Psicosomática tiene un enfoque bio-psico-social a la hora de contemplar el cómo enferma cada paciente. Este enfoque ya se daba en las medicinas antiguas, como en la medicina ayurvédica, medicina tradicional china, medicina tibetana y la medicina islámica, etc. en donde el cómo está configurada la personalidad o carácter y el modo de ser ahí en el mundo, afectará al organismo en lo saludable o en lo enfermizo. En última instancia, lo que hay más allá del síntoma de la enfermedad, -por ejemplo, acidez de reflujo por hernia de hiato-, y más allá de los rasgos negativos o intoxicantes del carácter, “chapapote”, es el espíritu (atman, ruh, ruah) el que está siendo velado, manifestándose la oscuridad y no la luminosidad del espíritu

 

 

Como la respiración es el filo de la navaja, uno de sus lados, lo psicoemocional, afectará al otro lado, al cuerpo físico, formando una hipertonía muscular y contracturas musculares en el organismo en general y en el aparato respiratorio en particular, disminuyendo su capacidad respiratoria. Estos bloqueos de la coraza del carácter, muscular, emocional y energética están incidiendo en el origen y desarrollo de enfermedades psicosomáticas. El médico Rof Carballo decía del psiquiatra suizo Medard Boss, ser el pionero en occidente en exponer con claridad la medicina psicosomática. M. Boss, decía que “elegimos” cierta zona del cuerpo a enfermar. Así, podemos hablar de asma bronquial, hernia de hiato, colitis ulcerosa estreñimiento, flatulencias, malas digestiones cefaleas, trastornos cardiovasculares, estado vital bajo, cáncer de ovarios, de colon, de estómago, entre muchas otras enfermedades provocadas por los rasgos negativos de la personalidad

 

 

PROCESO MECÁNICO DE LA RESPIRACION (LA INSPIRACIÓN)

El diafragma-émbolo –que tiene forma de cúpula- es el músculo principal de la ventilación pulmonar. Hace un recorrido de ocho centímetros en su descenso y ascenso. En su descenso se descupula lo suficiente provocando un vacío de presión en los pulmones lo que hace que entre el aire en ellos. La caja torácica es expandida por el diafragma y por media docena de músculos inspiradores

wpid-wp-1428236649207.jpeg

Decía Chuang Tzu hace 2.000 años: “Los hombres verdaderos respiran profundamente desde los talones”. Podemos considerar el tronco como un cilindro o un cubo dividido en tres segmentos o anillos -360º grados cada uno-: segmento lumbo-abdominal, segmento diafragmático y segmento costo-clavicular. Estos tres cinturones, en su forma natural, tienen que estar relajados, con un nivel tónico apropiado y expandirse los tres al unísono desde el principio hasta el final de la inspiración. El anillo lumbo-abdominal debe estar lo suficientemente relajado para que el diafragma encuentre poca resistencia en su descenso.

 

El proceso inspiratorio sería como una flecha cuya punta desciende hacia la zona lumbar descendiendo el diafragma óptimamente, especialmente por su segmento posterior que inserta en las primeras vértebras lumbares -en su lado anterior o ventral se encuentra el hara o centro vital del ser humano-. Este segmento posterior es el que más puede descupularse.

 

He aquí la importancia de la cita de Chuang Tzu, ya que al descender correctamente el diafragma hacia la zona lumbar, la transmisión de la onda descendente y expansiva se percibe fácilmente en la zona lumbar llegando hasta los talones. Respiración y hara en plenitud.

 

 

 

LA PSICOTERAPIA RESPIRATORIA OFRECE UN MODELO PARA VOLVER A LA RESPIRACIÓN NATURAL MEDIANTE EL DESBLOQUEO PSICOSOMÁTICO


Coraza caracterológica, cuerpo y respiración.

.El cuerpo es como un libro que lleva escrito la historia biográfica de la persona.

En principio, el cuerpo no es culpable de los avatares del carácter de la persona, siendo el carácter el mayor responsable de las enfermedades físicas, es a él a quien hay que pedir cuentas.

La formación del carácter viene dada por la educación o aprendizaje en la temprana edad, y por el sistema económico, político, social, psicológico, familiar, etc)

Por lo general, la respiración en el ser humano se ha ido restringiendo por los rasgos negativos del carácter, dando lugar a un poliedro de enfermedades psicosomáticas.

 

 

 

Diagnóstico psicodiagnóstico y tratamiento de la respiración desde la Psicoterapia Respiratoria

El diagnóstico de cómo respira la persona se hace mediante el protocolo de la Psicoterapia Respiratoria, lectura corporal y palpación del cuerpo, fundamentalmente.

La persona, con la ayuda del instructor, se da cuenta de qué zonas de su cuerpo están más liberadas -siendo la respiración más correcta- o qué zonas están más restringidas –la respiración es más defectuosa. También se hace consciente de los conflictos psicoemocionales que subyacen en las diversas zonas del cuerpo que están somatizadas.

 

 

En el tratamiento se emplean ejercicios y posturas propias de la Psicoterapia Respiratoria, masaje descontracturante, reeducación corporal integral y proceso psicoterapéutico con catarsis liberadora.

El resultado es volver a la respiración natural amplia, libre y placentera y, por otro lado, al conocer la persona algo más el “chapapote” que recubre algunas facetas de su diamante (espíritu) y habiendo reducido o eliminado la intensidad del conflicto psicoemocional, el cuerpo será más libre de la tiranía de ego y, por tanto, la respiración será más fácil.

 

Al principio del tratamiento tiene que predominar la respiración voluntaria consciente, pues la musculatura implicada en la respiración puede tener cierta restricción de movimiento por la coraza muscular y hay que conseguir liberar al cuerpo de estas tensiones innecesarias.

El cuerpo, como todo ser vivo, es moviente, por lo que todos sus sistemas bien articulados –circulatorio, respiratorio, óseo, etc. están en una continua onda pulsante. El cuerpo puede tener contracturas musculares desde hace muchos años, por lo que no es fácil soltarlo y relajarlo tan fácilmente y que ese estado de tonicidad óptima permanezca en el tiempo. Por esto, el estiramiento corporal en la vida cotidiana da como resultado una mayor flexibilidad y funcionamiento del cuerpo. Pues bien, si esta idea la trasladamos a la mecánica de la ventilación pulmonar, a los músculos implicados en la respiración y, en especial al diafragma, tendremos que hacer “gimnasia respiratoria” según expresa la Psicoterapia Respiratoria para devolver a este sistema su nivel tónico normal.

Por ejemplo, si los músculos pectoral mayor y menor están acortados y contracturados porque la persona eleva los hombros y los echa hacia adelante, estos músculos tendrán reducida su capacidad para elevar y expandir la caja torácica en la inspiración, pero al estirarlos y devolverles su postura natural mediante reeducación postural, entonces, restablecemos su funcionamiento correcto y natural. Qué decir acerca del diafragma-pistón, que por lo general, está “congelado” por culpa, entre otras emociones, de la rabia reprimida, miedo e inhibición. El diafragma, por su cara anterior, inserta en el esternón -zona del plexo solar, chakra manipura, centro del cuerpo humano, a esa altura está el diafragma, cuya parte más alta se conoce como centro frénico. Hay cierta correspondencia entre esquizo-frenia, división-mente, en donde la persona está escindida entre el principio de realidad y lo ilusorio. El diafragma separa la cavidad abdominal de la cavidad torácica, por

abajo la tierra, las “vísceras emocionales” y por arriba el cielo, las “vísceras del sentimiento más sutil”: el corazón nos remite al amor y los pulmones al espíritu.

 

Durante el tratamiento, y según se va devolviendo al sistema respiratorio su pleno funcionamiento, emplearemos cada vez más la respiración involuntaria consciente , “dejar que ello respire” que la respiración “se haga” por sí misma libre de contracturas musculares, etc, siendo plena cuando el cuerpo ha sido liberado de las tensiones musculares y reducido la intensidad del ataque de los dragones que atenazan su mente. A esta respiración liberada es a la que hay que llegar.

 

En definitiva, el modelo de la Psicoterapia Respiratoria consiste en hacer un diagnóstico psicológico y físico partiendo del patrón respiratorio de cada persona y devolverle su capacidad natural de respirar y un carácter más noble, entre otros beneficios.

 

 

 

Carlos Velasco Montes.

Psicólogo colegiado, psicoterapeuta y naturópata.

By |Categories: Uncategorized|Comentarios desactivados en El Arte de Respirar Correctamente
Menu