• Diagnóstico, Psicodiagnóstico y tratamiento de la mecánica respiratoria
  • Volver a la respiración y voz natural mediante el desbloqueo psicosomático de la respiración.
  • Llevar a cabo un proceso de psicoterapia desde la práctica del diagnóstico y tratamiento de la mecánica respiratoria.
  • Aprender a respirar de forma correcta y natural
  • Educación y reeducación de la respiración
  1. La Psicoterapia Respiratoria
  2. Conflicto psicoemocional, somatización y resolución
  3. La Anatomía de la Respiración
  4. Formas de respirar
  5. Diagnóstico de la Respiración
  6. Tratamiento de la Respiración
  7. Mantener la Respiración Sana
Todas las tradiciones del mundo han dado una gran importancia a la respiración, tanto a la forma correcta y natural de respirar como a la creación de técnicas específicas para conseguir fines terapéuticos, así como la expansión de la conciencia. En general, nuestra mecánica respiratoria, nuestra respiración no es suficientemente correcta y sin oxígeno y prana (energía sutil), el cuerpo no metaboliza óptimamente, disminuyendo el tono vital y generando enfermedades.
La “Psicoterapia Respiratoria”® es un sistema original del psicólogo psicoterapeuta y naturópata Carlos Velasco Montes, elaborado durante 35 años, mediante la investigación de los conflictos psicoemocionales y restricciones físicas de la mecánica respiratoria que subyacen en una respiración defectuosa.

La Psicoterapia Respiratoria es un método genuino que permite hacer un diagnóstico y psicodiagnóstico rápido y profundo acerca de cómo respira la persona y aplicar el tratamiento apropiado para lograr una respiración completa, larga, amplia, armoniosa y placentera; logrando con ello una mayor salud física, psicológica y emocional.

La Psicoterapia Respiratoria busca lograr una respiración completa, larga, amplia, armoniosa y placentera; logrando con ello una mayor salud física, psicológica y emocional.
La Psicoterapia Respiratoria® trata de reducir y eliminar las armaduras que bloquean la respiración; estas corazas físicas, emocionales y energéticas, cuyo origen está en la coraza caracterológica, están compuestas de los conflictos psicoemocionales y de los bloqueos físicos y energéticos. La toma de consciencia del “cómo respiro” mediante una serie de técnicas apropiadas disuelve las armaduras respiratorias devolviendo a la persona la respiración natural, es decir la mecánica respiratoria correcta.

Tengamos en cuenta que la respiración es un proceso que se halla entre lo corporal y psicológico-emocional y, por lo tanto, puede unir o desunir estos elementos. Un conflicto o una situación emocional negativa (es decir, un pensamiento con carga emocional negativa) como por ejemplo, el miedo, contrae la musculatura respiratoria –especialmente la del plexo solar– formando una coraza muscular que restringe el libre flujo del aire. La Psicoterapia Respiratoria® consiste en que la persona sea más consciente de estas armaduras y pueda disolverlas. En última instancia, un problema respiratorio viene causado por un conflicto psicoemocional o pensamiento tintado negativamente que altera el cuerpo y, a su vez, la respiración. Por lo tanto, para eliminar un problema funcional de la respiración, habrá que considerar la causa primera, es decir, el conflicto psicoemocional.

La Psicoterapia Respiratoria® contempla la vuelta a la respiración natural, profunda, libre y placentera, mediante una serie de técnicas que provienen de las aquellas psicoterapias que tienen en cuenta el cuerpo, la mente y las emociones, las cuales nos sirven para darnos cuenta de cómo respiramos y descubrir dónde están los bloqueos físicos, emocionales y energéticos, para desactivarlos y dar paso a una respiración más natural. Según la técnica que empleemos, exploraremos más los conflictos psicoemocionales, los funcionales o los físicos. De cualquier modo, el resultado siempre es una toma de consciencia del “cómo respiro” y del “soltar” las tensiones físicas y emocionales que impiden una respiración en libertad. El proceso de vuelta a la respiración natural es un instrumento excelente que nos permite hacer psicoterapia, es decir, liberar a la persona, en la medida que se pueda, de sus conflictos psicoemocionales, ya que la persona toma consciencia de los mismos.

Se considera a la persona como un libro ya en donde está registrada su historia psico-emocional personal. En esa catarsis psicoterapeuta liberará los tóxicos psicoemocionales que dieron lugar a tensiones físicas que restringieron el movimiento natural de la mecánica respiratoria.

Gracias a este proceso de psicoterapia centrado en lo defectuoso de la mecánica ventilatoria, y gracias al empleo de ésta técnica de descenso del diafragma como punta de flecha hacia la zona lumbosacra, más otras técnicas de manipulación como el masaje, hiperventilación controlada, osteopatía visceral, lectura corporal, reeducación del gesto y la postura corporal, la persona recobra la liberación de su mecanismo respiratorio, lo que le facilitará la vida cotidiana desde una perspectiva más saludable en lo físico, psicológico, emocional, energético y espiritual.

La efectividad de la Psicoterapia Respiratoria es alta. Desde la primera hora de sesión la persona empieza a darse cuenta de cómo es su forma de respirar y el modo de mejorarla. Se le abre todo un universo de comprensión, del porqué de su problema respiratorio y de las enfermedades psicosomáticas que padece, aunque nunca pensara que estaban asociadas a una constricción física respiratoria
El cuerpo es como un libro, lleva escrito la historia biográfica de la persona.
En principio, el cuerpo no es culpable de los avatares del carácter de la persona, siendo el carácter el mayor responsable de las enfermedades físicas, es a él a quien hay que pedir cuentas.
La formación del carácter viene dada por la educación o aprendizaje en la temprana edad, y por el sistema económico, político, social, sexual, psicológico, familiar, etc en el que ha vivido.
Por lo general, la respiración en el ser humano se ha ido restringiendo por los rasgos negativos del carácter, dando lugar a un poliedro de enfermedades psicosomáticas.