La realidad de todo grupo creativo y saludable es la de servir con un corazón sincero, sin falsa virtud, enamorado de sí mismo, de los seres y las cosas; compuesto de miembros que estén libres de la tiranía del ego. Ese sería una matriz alumbradora de los valores perennes o principios universales conservados en la historia de la humanidad. Nos han transvalorado los valores auténticos y verdaderos, los cuales eran imprescindibles para ascender desde la individualidad y el espíritu de tribu, a la cima de la pureza, la libertad y la felicidad. Seamos generosos en el servicio, pues en ello hay una recompensa elevada

El título del presente artículo corresponde al congreso del 22º Global Inspiration Conference que se celebrará del 4 al 11 de julio en Tenerife, dicha expresión me ha inspirado las siguientes reflexiones.

Juntos en unidad, el espíritu compasivo de la tribu Todo procede del Uno, el Gran Prana. Somos una multiplicidad de fractales procedentes de la Unidad. Todo parte del Uno, Origen, Fuente, Vacío Fértil; Su acción generatriz se desplaza en el espacio-tiempo creando las formas y ensamblándolas en la Red de Joyas de Indra. Según se aleja Su creación de Su Centro, todo se va saturando de las leyes de este mundo.

También todo lo creado por el Uno retornará a Él. Si uno se atreve a entregarse, se vaciará del chapapote -rasgos negativos de la personalidad u oscuridad óntica –que oculta el diamante que es cada uno,- entonces, regresará al Uno Compasivo.
Todo procede del Gran Origen y todo regresará a Él. Vivimos en cada instante el deseo anhelante de ser absorbidos y engolfados en el Gran Océano de la Plenitud
Su unidad nos recuerda la necesidad de unirnos y compartir, apoyarnos, ayudarnos, comprendernos enseñar y aprender…, compasivos. Sidarta Gautama, Buda decía que el ser humano sufre porque tiene apegos (es adicto a las cosas de éste mundo material), veamos cuáles son esos apegos para quitarle el sufrimiento al ser humano. El eje nuclear de la enseñanza de Buda era la COMPASIÓN. ¿Y qué es la compasión? ACTOS DE AMOR…, esto es la esencia de la compasión Por amor fuimos creados. La Gran Compasión abarca todo el cosmos y prima sobre el castigo. ¿Cómo poner en práctica actos de amor? Cuidar al otro, acompañándole en los momentos de contracción sufriente y, también, en los instantes de expansión. Estar en estado de simpatía con él, gracias a una comprensión súbita y profunda, siendo este sentimiento mucho más intenso y de una cualidad más sutil que empatía. Ayudar al otro desde el altruismo y no desde la falsa virtud. Es entrega amorosa hacia los seres y las cosas de este mundo y del otro…. Si te entregas, te encontrarás y, encontrándote, te integrarás en ti mismo, te fusionarás con el grupo y se desplegará en ti los secretos de los nombres: el Misericordioso, el Compasivo, entre otros

Así que, todos para uno y uno para todos, ese es el lema; hoy por ti y mañana por mí. El grupo es la fuerza unificadora donde se dan los atributos de protección, conocimiento, supervivencia, etc. Al sistema que gobierna el mundo no le interesa el cultivo de este jardín del espíritu de tribu, la cohesión entre sus miembros, el trasvase de sabiduría, conocer la verdad, cultivar la libertad individual y el espíritu de cooperación para un fin realmente saludable y bien común. Se nos ha inoculado el virus tóxico del miedo a la libertad, a cambio, nos han adoctrinado en una pseudolibertad de relación verdugo-víctima, tirano-esclavo, dependencia y miedo. Esta programación hipócrita y sutil, nos ha intoxicado hasta tal punto, que dentro de nosotros están esas mismas patologías, creándonos un infierno interior, el que proyectamos en los seres y las cosas. En parte, esta desestructuración de los valores se nos ha transmitido de generación en generación, a través de nuestro árbol genealógico, la psicogenealogía.

Somos vasos comunicantes en constante interacción amorosa con todo el universo
Todo el cosmos está ensamblado en una red sutil y cada cosa creada es interdependiente entre sí. Estás tú, la creación y el Creador de los Mundos o llámale como quieras. En este mundo sujeto al tiempo y al espacio, todos necesitamos a todos. El maestro necesita al buscador y el buscador al maestro, aunque, en realidad, es el maestro quien más necesita al buscador pues el agua de la copa de su conocimiento, necesita ser entregado, sino, su contenido se pudrirá y se intoxicará. Un sabio sufí, al Gazzali, decía hace unos cuantos siglos: “Un conocimiento sin práctica es locura”. La esencia del Tao es acción, poner en acción las recetas, pues solo accionándolas, podremos respirar la vida y no morir en el intento. Si no recoges leña, no te calientas. El agua del conocimiento mana de la fuente que mana y corre, incluso de noche.
Reflexiona. ¿Cómo te comunicas contigo mismo y cómo te relacionas con los otros seres y las cosas? ¿Soy buen amigo de mi mismo y de los demás?

En nuestro corazón habita un diamante de múltiples facetas luminosas
Diamante, joya preciosa, jade, perla, esencia, espíritu, alma, Yo verdadero, atman, shin, ruh, ruah, spirit, etc, son vocablos para nombrar a esa chispa luminosa que habita en cada uno de nosotros y que transciende a…la muerte física. Esa luz está hecha a semejanza de la Gran Luz. Sin luz, todo es oscuro, mar de tinieblas, indiferenciación. Nuestra obligación ética es descorrer los velos de oscuridad, rasgos negativos de la personalidad, como el miedo, la envidia, la pereza, etc, es el chapapote que nos impide respirar la vida. Es propicio pulir el diamante con actos de amor y servicio. Toda la existencia es un acto de que recuerda en todo instante al Gran Amador.

El uno es el Gran Dador, el Generoso, el Mantenedor, entre otros atributos
Dependemos absolutamente de Él. Vamos por la vida con una escudilla, pidiendo con el intento de llenar la cesta de nuestras ausencias. Estamos necesitados de aire, agua, alimento, cariño, sexo, trabajo, casa… amor, porque fuimos hechos y concebidos por desbordamiento de amor. El Gran Prana, con Su Aliento Infinito crea con Sus miríadas de alientos todo lo existente en el cosmos, y lo hace por puro amor. El Gran Amador nos está reconfigurando en cada instante con Sus cualidades, pues es el Abastecedor, el Creador del jardín que todo lo tiene. Si el Gran Tao es el dador y el que todo lo abarca, entonces, ¿Por qué no vamos a sentirnos agradecidos y ser generosos con los demás? El que sirve se convierte en rey ¿Por qué? porque servir sin falsa virtud, altruistamente, cuando nos damos sin esperar nada a cambio, gozando durante el servicio, recordando que Brahma es la Gran Misericordia, entonces, el servidor se aproxima a las cualidades de Aquel que nos hizo de amor, reconociéndoLe las criaturas como el Hacedor, el Mantenedor y el Sustentador de todo lo existente. Sirviendo con una intención pura, te conviertes en príncipe, en princesa. Servir al otro en la medida justa es compasión búdica, pues es un acto de amor. Nuestra vida cotidiana es un jardín de actos de amor. Alguien dijo de alguien: “Le conoceréis por sus actos”. Actos de amor es el asunto, ser grandes accionistas de actos amorosos. Competir en actos de amor, servir con amor, por amor, desde el amor, desde un corazón de enamorado sincero, henchidos de amor.

Juntos en Amor y Servicio. ¿Cómo no vamos a sentirnos agradecidos y servir a los demás con la de maravillas que llaman a la puerta de nuestro jardín en el alborear de cada mañana?. Juntos en Amor y Servicio es una oda amorosa de actos de amor. Corazones enTHusiastas porque enTHusiasmo es estar en THeus; en los brazos del Amado, como diría el sabio conocedor de la espiritualidad sufi, el gran Rumi o San Juan de la Cruz. Por lo tanto amemos y compitamos en buenas acciones desde un carácter noble, pues quien sirve se convierte en rey.

Carlos Velasco. Psicólogo
Autor de Las Enseñanzas del Caballero de la Armadura Oxidada 14ª edición[/fusion_text]